Las Tarjetas y el Arte de la Tarjetería

Arte, Diseño

Todos sabemos qué es una tarjeta, seguro hemos regalado alguna y lo más probable es que nos hayan obsequiado una de estas en más de una ocasión. Sabemos que la tarjetería es una antigua técnica de decoración de papel.

El origen de la tarjetería viene directamente de la tarjetería española. Esta técnica comenzó en los conventos, y fueron las hermanas que en ellos residían las que fueron desarrollando esta técnica manual, hasta llegar a lo que hoy en día conocemos como “tarjetería española”.

Una de las características de este arte, que ha prevalecido hasta hoy en día, es que se trata de un proceso completamente artesanal, lo que hace que todos los trabajos sean distintos y tengan una vistosidad especial. Las técnicas utilizadas en este arte son muy variadas: repujado, picado o calado, cortado con tijera a mano alzada. En cuanto a la coloración del papel, podemos decir que se usan desde lápices policromos, cuya pintura se extiende con glicerina, hasta pinturas de cera blandas, que se utilizan para teñir directamente el papel.

Diapositiva67

Tarjetería española moderna.

Los materiales utilizados también son muy variados, y cada herramienta tiene una función distinta, lo que resulta en efectos distintos sobre el papel: buriles, mateadores, punzones, esfumadores, pinchos para pintar, tijerillas de punta curva, alfombrillas de goma, fieltro, etc. El motivo o dibujo se calca directamente utilizando tinta china, de color blanco o bien de color sepia. El papel, que es la base de la “tarjetería española” ha de ser papel vegetal o pergamano, de no más ni menos que de 145 gramos, ya que si usáramos un papel más fino, este se ondularía, lo que no nos permitiría trabajar cómodamente, además de obtener resultados no satisfactorios y deslucidos.

juego-de-herramientas-para-tarjeteria-espanola-8657-MLA20006969052_112013-F

Instrumentos de trabajo para tarjetería española y para repujado.

La costumbre de enviar tarjetas de saludo se puede remontar a la China antigua, que intercambió mensajes de la buena voluntad para celebrar el Año Nuevo y a los egipcios tempranos, que transportaron sus saludos en rollos de papiro.

Para comienzos del siglo XV, las tarjetas de saludo de papel hecho a mano eran intercambiadas en Europa. Se sabe que los alemanes tenían saludos de Año Nuevo impresos en madera desde 1400, y el handmade valentines de papel era intercambiado en varias partes de Europa desde comienzos a del siglo XVI.

Sin embargo, para el año de 1850, la tarjeta de saludo había sido transformada de un regalo relativamente costoso, hecho a mano y entregado a mano, a un medio popular y comprable de comunicación personal, debido en gran parte a los avances en la impresión y una mecanización por la aparición de la imprenta.

Esta tendencia continuó, seguida por las nuevas tendencias como tarjetas de Navidad, las primeras de las cuales fueron publicadas en Londres en 1843 cuando sir Henry Cole empleó al artista Juan Callcott Horsley para diseñar una tarjeta de fiesta que él pudiera enviar a sus amigos y conocidos.

da75e5ec68b4d70ab2301c637c5

Pintura del artista Juan Callcott Horsley.

En los años 1860 las compañías como Marcus Ward & Co, Goodall y Charles Bennett comenzaron la producción en masa de tarjetas de felicitación. Emplearon artistas bien conocidos tales como Kate Greenaway y Walter Crane como ilustradores y diseñadores de la tarjeta.

May New Year Bring Thee Peace And Plenty

Tarjeta de la empresa Marcus & Ward Co. con la leyenda: “¡Que el año nuevo te traiga paz y plenitud! ¡Graneros y alacenas siempre llenos!”

Los progresos técnicos como la litografía en color propulsaron de 1930 en adelante la industria manufacturera de la tarjeta de felicitación.

Las primeras tarjetas de Navidad comerciales fueron patrocinadas por Sir Henry Cole en Londres, 1843, y ofrecían una ilustración de Juan Callcott Horsley. La estampa de una familia que bebía vino junto con un niño pequeño se manifestó polémica, pero la idea era astuta: Cole había ayudado a introducir el Correo a Penique tres años antes. Una serie de 1.000 tarjetas fue impresa y vendida por un chelín cada una.

Primera tarjeta navideña_thumb[2]

Estampa de una familia bebiendo vino ilustrada por J. C. Horsley para la empresa de Sir Henry Cole.

Las primeras tarjetas inglesas raramente mostraron imágenes del invierno o de temas religiosos, favoreciendo en su lugar las flores, las hadas y otros diseños imaginarios que recordaran al receptor el acercamiento de la primavera. Las imágenes chistosas y sentimentales de niños y de animales fueron populares al igual que las formas, las decoraciones y los materiales cada vez más elaborados.

En 1875 Louis Prang se convirtió en la primera impresora en ofrecer tarjetas en América, y no obstante el renombre de sus tarjetas, las imitaciones baratas lo llevaron fuera del mercado. El advenimiento de la postal fue el inicio del fin de las tarjetas elaboradas al estilo victoriano, pero hacia la década de 1920 las tarjetas con sobres habían vuelto.

pere-noel_louis-prang

Tarjeta navideña de la empresa de Louis Prang.

Las tarjetas continuaron desarrollándose a través del siglo XX con cambio de gusto y técnicas de impresión. Las guerras mundiales trajeron tarjetas con temas patrióticos. Las tarjetas de estudio idiosincráticas con imágenes de historieta y a veces humor arriesgado calaron en los años 50. Imágenes nostálgicas, sentimentales y las imágenes religiosas son ahora de nuevo populares, y las reproducciones de tarjetas victorianas y Edwardianas son fáciles de obtener.

92

Tarjeta moderna de estilo victoriano.

Las tarjetas de Navidad “oficiales” comenzaron con la Reina Victoria en los años 1840. Las tarjetas de la familia real británica son generalmente retratos que reflejan los acontecimientos personales significativos del año. En 1953, el presidente Dwight D. Eisenhower publicó la primera tarjeta oficial de la Casa Blanca. Las tarjetas representan generalmente escenas de la Casa Blanca interpretadas por prominentes artistas americanos.

El número de receptores ha crecido a lo largo de las décadas, a partir de apenas 2.000 en 1961 a 1,4 millones hasta el 2013.

Las tarjetas de Navidad pueden comprarse individualmente pero se venden generalmente en paquetes del mismo diseño o de diseños variados. El renacimiento del interés por la artesanía con papel, scrapbooking en particular, ha mejorado el estado de la tarjeta hecha en casa y ha hecho disponible un arsenal de herramientas para estampar, perforar y cortar. Los avances en la fotografía digital y en la calidad de impresión han proporcionado una manera más tecnológica de personalizar tarjetas con fotos, mensajes o clip art.

vintage-scrapbook-2

Ejemplo de diseño de scrapbook o álbum de recortes.

La tecnología puede también ser responsable del declive de la tarjeta de Navidad. El número estimado de tarjetas recibidas por las casas americanas cayó de 29 en 1987 a 20 en 2004 y los teléfonos celulares permiten un contacto más frecuente y es más fácil que las nuevas generaciones los utilicen en vez de los textos manuscritos, dado especialmente por la disponibilidad de páginas web que ofrecen tarjetas de Navidad gratis por correo electrónico. No obstante, con un total de 1.900 millones de tarjetas enviadas tan sólo en los Estdos Unidos en 2015, es poco probable que las tarjetas navideñas tradicionales desaparezcan pronto.

Desde el principio, las tarjetas de Navidad han sido coleccionadas ávidamente. La reina Maria de Inglaterra reunió una gran colección que ahora se guarda en el Museo Británico. Los ejemplares de la edad de oro de la impresión (1840s-1890s) son especialmente estimados y se venden en grandes sumas en las subastas. En diciembre de 2005, una de las tarjetas originales de Horsley fue vendida en casi £9000. Los coleccionistas pueden centrarse en imágenes particulares como Papá Noel, poetas o determinadas técnicas de impresión.

211063749vOFIeT_ph

Tarjeta navideña con técnica española.

Con el avance del tiempo y por supuesto de la tecnología, el arte de la tarjetería ha ido avanzando, así hoy podemos disfrutar de tarjetas pop-up, inflables, plegables, armables, con sonido, electrónicas etc, sin embargo, no podemos negar la emoción que nos da recibir una tarjeta hecha por un ser querido, ni podemos negar la belleza contenida en este arte.

Nota por Jocelyn Esquivel de Joy & Love Arts and Crafts

Visítanos en nuestras redes con más contenido sobre este tema

Facebook: This Cosa Nostra

Twitter: @ThisCosaNostra

maxresdefault

Tarjeta Pop-Up o de recortes desplegables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s